Las Amenazas

FERNANDO BOGADO

with 2 comments

En San Martín se fuma porro

 

En San Martín se fuma porro

se trabaja doce horas

entre paredes grises, fábricas

y talleres mecánicos;

se come de dorapa

en las parrillitas improvisadas de la

esquina;

se deja embarazada a una prima.

Se besa con gusto avinagrado

de trasnoche,

se coge sudando

– nada de pajearse y no hacerse

cargo -,

se hiere;

en San Martín, si te cortás

te ponés la gotita en la herida

y a seguir laburando, flaco;

se compra frula en la casa del transa

que cuelga las zapatillas

casi nuevas

en los cables;

en San Martín los perros lloran al mediodía,

se compra el Olé,

se fabrican telas,

se baila en Soul Train:

en San Martín se fuma porro.

 

1. 

El novio cubano de mi madre

tiene una voz hueca:

como si la quietud profunda

del mar caribeño

se le hubiera quedado pegada a la boca

el mismo día en que huyó

al gélido clima de Bariloche

con su hermano.

El novio cubano de mi madre

habla poco;

si dice algo importante

trato de prestarle atención

porque me cuesta entender la forma

en que el mar le hace mover la boca

y levanta una pequeña ola en su lengua.

El novio cubano de mi madre

para hablar de cuba

toma un plato hondo

-en donde hasta recién comió con lentitud

un puchero improvisado-

y dice: “cuba es esto

y el resto la oscuridad del mar”, pero

no sabe

que en cada beso que le da a mi madre

está el mar.

Al novio cubano de mi madre

no le gusta hablar mucho de castro

o de aduanas

aunque una vez confesó:

“en mi país

ser extranjero es una carrera universitaria”.

 

3.  

a Raul González Tuñón, que escribió “quiero poner una bomba”.

 

Casi una década de gente

flota en el agua.

Se ha dicho:

“deja que los muertos

entierren a sus muertos”.

¿Cómo se entierra en agua

lo que ya está en el agua?

Una década de nombres

flotan en el río:

en estos días, 20 centavos no alcanzan para comparar nada.

Hoy en la tele dan un documental:

los canales que pasan “historia”

todo el día…

Algunas agrupaciones juveniles

de izquierda

hacen festivales latinoamericanos

con comida típica

y alguna que otra reivindicación.

Los poetas toman vino

y comen

en parrillas de flores.

Los muertos entierran a sus muertos,

me consta.

 

4. 

a Allen Ginsberg, que escribió “dos dólares y diecisiete centavos”.

 

Mi generación

ha visto lo desalmado,

lo aseguro.

Ha tenido sueños despiertos,

ha tropezado todas las noches

con los mismos objetos desparramados;

ha cantado las rimas inútiles de su tiempo

para llenarse el pecho de nada.

Las mejores mentes

se crían en carreras de tres años

con salida laboral asegurada;

visten corbatas fluorescentes

para colgarlas en los viernes casuales

y andar sonámbulos en el tren.

Beben el ruido de las manos de sus jefes:

si sueñan, lo hacen rápido,

no sea cosa que en el próximo psicotécnico

se equivoquen

y confundan la mancha

con el fuego en el techo.

 

5. 

a Jackson Pollock,  que dijo “no creo en los accidentes”.

 

Un tullido

que no llega a tocarse la boca

por la manera

en que su cuerpo

ha decidido colocar su brazo

se desliza sin ruido

por las calles empedradas

o hechas mierda

de boedo.

Si concentro la vista

puedo ver restos de su almuerzo

a la altura

donde termina su mandíbula.

Alguien tuvo la acertada idea

de colocarle

ropa fluorescente

y ponerlo a vender

cerca de algún puesto

de diarios

boletos de lotería

auspiciados

por las asociaciones

nacionales de juego.

Es un hecho, lo dijo yahoo:

hay más playmobil

que gente.

 

(1, 3, 4 y 5  pertenecen a  Jazmín Paraguayo”)

 

Fernando Bogado:   escribe en Radar Libros de Página 12, edita y escribe poesía desde hace bastante (pasando por proyectos solitarios, la editorial Casi Incendio La Casa y alguna que otra cosa más), da clases de literatura y organiza el ciclo Tercer Jueves.  No tiene muchos enemigos, salvo uno de esos perros callejeros de la estación Fernández Moreno de Villa Lynch. Próximamente editará “Jazmín Paraguayo” .


Anuncios

Written by Las Amenazas

octubre 20, 2011 a 3:53 am

Publicado en Uncategorized

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Poemas que no dan tregua, tac, tac, tac, insisten e insisten y no te sueltan fácilmente. Muy buenos.

    Griselda

    octubre 20, 2011 at 7:41 pm

  2. Sin filtro, me encanta

    Guillermina Beatriz

    noviembre 8, 2012 at 12:53 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: